Zugot

Zugot (heb. צוּוגֹת; "pares"; canta. צוּג; Zug), nombre dado a las parejas de sabios responsables de mantener la cadena de la Ley Oral desde Antígono de * Sokho, el alumno de Simeón el Justo, hasta Johanan b. * Zakkai. En las fuentes se los representa como un vínculo entre los profetas y los tannaim (Pe'ah 2: 6; Tosef., Yad. 2:16). Mishnah Avot (1: 4-12) menciona cinco zugot. La primera Zug fue el de * Yose b. Joezer y * Yose b. Johanán de Jerusalén, que floreció en la época de las persecuciones religiosas bajo Antíoco Epífanes (174-164 a. C.); el segundo, * Joshua b. Peraḥyah y * Nittai (o, según algunas versiones, Mattai) el arbelita; el tercero, * Judá b. Tabbai y * Simeon b. Shetaḥ, en los días de Alexander * Yannai y * Salome Alexandra; el cuarto, * Semaías y * Avtalyon, que florecieron en el tiempo de Herodes; el quinto, * Hilel y * Menahem, después de lo cual "Manahem salió y entró Samai" (Ḥag. 2: 2). Según una tradición mishná (ibid.), el primero de cada Zug fue el * av bet din ("elegido segundo a la arroz"). R. * Meir mantuvo esta tradición en todos los casos; pero los otros rabinos hicieron una excepción, sosteniendo que" Simeon b. Shetaḥ era arroz y Judá b. Tabbai de tu mordida"(Tosef., Ḥag. 2: 8). Ninguna de las fuentes existentes ayuda a aclarar el significado exacto de estos títulos o de las funciones asociadas con ellos. Sin embargo, la tradición no debe ser rechazada, o ser considerada simplemente como una proyección de la organización del apostar din en Jabneh y Usha. Una alusión al doble nombramiento en la selección de directores de instituciones públicas al comienzo del período hasmoneo se encuentra en la declaración que nombró el sumo sacerdote Johanán zugot supervisar la recolección de los diezmos (tj, Ma'as. Sh. 5: 9, 56d). Estos zugot, sin embargo, según Geiger (Original y traducciones de la Biblia (1857), 116ss., 142, 492), no deben identificarse con los que se están considerando aquí. De manera similar, antes de la destrucción del Segundo Templo, había "dos jueces de juicios por robo" en Jerusalén (Ket. 13: 1), y se hace referencia a 80 zugot de los alumnos de Hillel el Viejo (tj, Ned. 5: 7, 39a).

La Mishná (Sot. 9: 9) afirma que "cuando murieron Yose b. Joezer de Zeredah y Yose b. Johanan de Jerusalén, cesaron los racimos de uvas". El significado de esta expresión no está claro, pero de todas las explicaciones posibles, la de una tradición en el Talmud de Jerusalén (tj, Sot. 9:10, 24a; y ver Sot. 47b) es la más plausible, a saber, que el diferencia entre esto Zug y los sucesores fue que "el primero sirvió en una capacidad administrativa, mientras que el segundo no sirvió en una capacidad administrativa". Esto aparentemente significa que mientras que el liderazgo de la primera Zug, que floreció antes del gobierno de los hasmoneos, abarcó todas las esferas, la de la subsiguiente zugot era más restringido, siendo compartido por los reyes asmoneos. Además de los decretos adscritos al zugot (tj, Pes. 1: 6, 27d y ver Shab. 14b), y las máximas éticas y los aforismos citados en sus nombres en Avot 1, la Mishná (Ḥag. 2: 2) menciona un tema sobre el cual todos los zugot difirieron entre ellos: "Yose b. Joezer dice que la imposición de manos [sobre la cabeza de un sacrificio; ver *Semikhah] no debe realizarse [en un festival] [para la explicación, ver Tosef., Ḥag. 2:10; tj, Ḥag. 2: 3, 78a; Bruja. 16b], Yose b. Johanan dice que lo es; Joshua b. Peraḥyah dice que no debe realizarse, Nittai el Arbelita dice que sí; Judá b. Tabbai dice que no debe realizarse, Simeon b. Shetaḥ dice que lo es; Shemaiah dice que debe realizarse, Avtalyon dice que no; Shammai dice que no se debe hacer, Hillel dice que sí ".

La pregunta de por qué una disputa debería haber persistido durante generaciones, en particular sobre el tema de la imposición de manos sobre un sacrificio, sin que nunca se haya llegado a una decisión final sobre el asunto, ha desconcertado a los estudiosos. Las diversas interpretaciones que se han sugerido carecen de una base sólida. Tampoco hay fundamento en las distintas teorías que buscan explicar esta supuesta "controversia fundamental" entre los zugot en términos de tendencias y escuelas.

bibliografía:

Graetz, en: mgwj, 18 (1869), 20-32; Negro, ibid., 37 (1893), 164–9; A. Buechler, El Sanedrín en Jerusalén (1902), 153ss., 187–93; Zeitlin, en: jqr, 7 (1916/17), 499–517; Frankel, Mishnah, 29–44; Albeck, en: Sión, 8 (1942/43), 165–78; Ch. Tchernowitz, Toledot ha-halajá, 4 (1950), 141–78; Hallewy, en: Sandía, 28 (1958/59), 154-7; H. Mantel, Estudios de Historia del Sanedrín (1961), 1–18; L. Finkelstein, Fariseos (1962), índice, sv sabios individuales.