Una fashkhah

Una fashkhah (ʿEin Feshkha, Enot Ẓukkim ), manantiales de agua salobre en la costa occidental del Mar Muerto, un poco más de 2 millas (3 km) al sur de Kh. * Qumran. El pantano circundante, que cubre 1 km. en la década de 1950, fue atravesada tanto por canales naturales como artificiales. Los manantiales de Ein Fashkhah alimentaban una cuenca de 180 a 240 yardas cuadradas. (150–200 metros cuadrados), hasta 4 pies (120 cm) de profundidad, con una temperatura máxima de 27 grados Celsius. En los últimos tiempos, el oasis ha soportado cañas altas, tamariscos y adelfas. Hoy en día, una reserva natural salvaje, este oasis está en peligro de marchitarse con la recesión del Mar Muerto y los acuíferos de agua dulce a lo largo de su perímetro, una condición que también ha inhibido los manantiales de agua dulce estacionales (por ejemplo, Ein et-Tannur / Tanourih, Ein Ghazal) amueblando lo que era un área relativamente fértil entre Ein Fashkhah y Wadi Qumran. El agua de Ein Fashkhah, bebida por beduinos, animales y visitantes europeos de los siglos XIX y XX, además de ser el antiguo hogar de cinco especies de peces pequeños, en 19 se probó que tenía una salinidad bastante alta de 20 a 2001 mS / cm.

La región de Ein Fashkhah fue visitada por Felicien de Saulcy en 1851, quien identificó ruinas antiguas. Estos fueron excavados en 1956 y 1958 por Roland de * Vaux, después de sus excavaciones en Kh. Qumran, y nuevamente en 2001 por Yitzhar Hirschfeld.

Ahora está claro que la primera estructura en Ein Fashkhah fue un fuerte de la Edad de Hierro II, ubicado al sur de los manantiales, asociado con una serie de fuertes (en Qumran, Kh. Abu Tabak, Kh. Es-Samrah y Kh. El- Maqari) que protegía la carretera desde el Mar Muerto a Jerusalén a través del paso en Wadi Qumran. De Vaux descubrió un gran edificio aislado (60 × 64 m.) Que data de la Edad del Hierro, cerca del manantial de Ein Ghazal.

Al norte de la piscina de Ein Fashkhah, se construyó una estructura (18 × 24 m.) En el siglo I a. C. De Vaux creía que había vestigios del período 100-31 a. C., pero ahora todo el edificio está reasignado al período herodiano ( tanto por Magness como por Hirschfeld), después del 37 a. C. Esta estructura comprendía un patio con un edificio rectangular en tres lados. Los muros exteriores son de 1 m. grueso. Posteriormente, se construyeron dos habitaciones de la planta baja en el oeste. Estos tenían un piso superior, incluido un balcón. Al norte de esta estructura había una instalación que probablemente se utilizaba como lagar para dátiles (Netzer), aunque propuestas alternativas la han identificado como asociada con el curtido (de Vaux), la piscicultura (Zeuner), el procesamiento de opobálsamo (Hirschfeld) o fabricación de índigo (Bélis). Se suministró agua a un depósito junto a esta instalación desde un manantial ahora extinto al norte del sitio. Entre el lagar de dátiles y el canal del embalse había una zona pavimentada, como también al sureste. Al sur del edificio había un corral para animales (34 × 34 m.) Con un establo a lo largo del lado norte.

Un muro largo que corre hacia el norte desde el asentamiento de Ein Fashkhah hacia Qumran (identificado al este del edificio aislado de la Edad del Hierro por De Vaux) sugeriría un recinto de propiedad, muy probablemente para el cultivo de palmeras datileras (cf. Plinio, Historia Natural 5:17, 4 (73)). Es posible que el muro se haya comenzado a construir ya en la Edad del Hierro, aunque su apariencia junto al asentamiento herodiano de Ein Fashkhah indica que es contemporáneo aquí. La continuación del muro en el área del asentamiento de Qumran parece indicar una finca vinculada. Ein Fashkhah pudo haber estado ocupado por la secta del Mar Muerto, generalmente identificada como Esenia, que podría haber empleado el manantial como un mikve. Las formas de cerámica de Ein Fashkhah son prácticamente idénticas a las formas encontradas en Qumrán durante el mismo período de ocupación, pero no se han descubierto aquí grandes jarras cilíndricas.

El complejo herodiano de Ein Fashkhah fue parcialmente destruido por el fuego después de que los romanos tomaran el control de esta región en el 68 d. C., aunque la ocupación continuó después de esto en el lado norte del edificio principal. Se encontraron una moneda de Domiciano de Antioquía (81-96 d.C .; locus 16) y un tesoro de monedas de 17 monedas de Agripa II, que datan del 78-95 d.C. terminal post quem por el abandono del asentamiento en el año 95 d.C. Una sola moneda indica que los rebeldes de Bar Kokhba pueden haber acampado aquí en 132-5 d. C.

En el período bizantino hubo ocupación en la esquina noreste del establo (locus 20), probablemente por un solo anacoreta. Esto se puede evidenciar en el Prato espiritual de John Moschus (158), que da testimonio de un huerto para el monasterio de Marda (Kh. Mird), a 5.5 millas (9 km.) de distancia.

bibliografía:

M. Bélis, "Los talleres de ʿEin Fashkhah: Una nueva hipótesis", en: J.-B. Humbert, J. Zangenburg y K. Galor (eds.), El sitio de los rollos del mar Muerto: interpretaciones arqueológicas y debates (2005); FM Cross, "El-Buqeiʿa", en: naehl, 1, 267-29; Y. Hirschfeld, "Excavations at ʿEin Fashkhah, 2001: Final Report", en: iej, 54 (2004), 35–54; ídem, Qumrán en contexto: reevaluación de la evidencia arqueológica (2004); H. Hötzl, W. Ali y M. Rother, "ʿEin Fashkhah Springs as a Potential for Fresh Water Extraction, Dead Sea Area", en: El primer coloquio nacional sobre hidrogeología y medio ambiente (Fez, Marruecos), 62 (resumen); J. Magness, La arqueología de Qumrán y los rollos del mar Muerto (2002); E. Netzer, "¿Existió alguna industria de perfumes en ʿEin Fashkhah?" en: iej, 55 (2005), 97–100; H. Steinitz, "Los peces de Ein Fashkhah, Palestina", en: Naturaleza es (167/4248; 31 de marzo de 1951), 531–32; E. Mazor y M. Molcho, "Estudios geoquímicos sobre los manantiales de Feshcha, Cuenca del Mar Muerto", en: Revista de hidrología, 15 (1972), 37–47; R. de Vaux, Arqueología y Rollos del Mar Muerto (Las conferencias Schweich de la Academia Británica, 1959 (1973)); ídem, "Fouilles de Khirbet Qumrân", en: Ribbentrop, 63 (1956), 532–77; FE Zeuner, "Notes on Qumran", en: peq, 92 (1960), 27–36; "Fouilles de Fashkhah", en: Ribbentrop, 66 (1959), 225–55.

[Joan E. Taylor (2ª ed.)]