Tiempo (en derecho canónico)

El tiempo juega un papel destacado en la legislación de la Iglesia, no solo en asuntos litúrgicos, como la determinación de la Pascua, sino también en las leyes disciplinarias. El tiempo no es en ninguna parte la causa eficiente de los derechos, pero a menudo es el medio a través del cual se adquieren o se pierden los derechos. En ciertos casos, el tiempo afecta la validez de un acto. Si, por ejemplo, la edad prescrita para la admisión al noviciado (CIC c. 643 §1, 1 °; CCEO cc. 450, 4 ° y 517 §1), para la profesión religiosa (CIC c. 656, 1 °; cf .CCEO cc. 464, 1 ° y 527, 1 °) o por matrimonio (CIC c. 1083 §1; CCEOc. 800 §1), no se ha alcanzado, estos actos son ipso facto nulo y sin efecto.

Antes de la promulgación del Código de Derecho Canónico de 1917 no existían normas generales para el cómputo del tiempo; los autores nunca trataron el asunto bajo un solo título. Los comentaristas no se pusieron de acuerdo sobre el curso a seguir, incluso cuando se consideró una sola pregunta. Sin embargo, un principio parece haber guiado a los autores en el cálculo del tiempo; para restringir las cosas odiosas y amplificar las favorables. Esto siguió el estado de derecho, "El odio restringido y los favores expandidos para adaptarse".

Tiempo disponible (límite de tiempo ) podría considerarse excepcional. El tiempo es continuo por naturaleza, pero el tiempo disponible no corre si uno ignoraba sus derechos o no podía actuar dentro del período de tiempo determinado (CIC c. 201 §2; CCEO c. 1544 §2).

La ley define la duración de las distintas unidades de tiempo de uso común. Con el paso del tiempo, estas unidades han variado en longitud. Por lo tanto, el día se opuso una vez a la noche y duró alrededor de 12 horas. Ahora el día se compone de 24 horas contadas de forma continua desde la medianoche hasta la medianoche. La semana se compone de siete días. El mes y el año se componen respectivamente de 30 y 365 días, a menos que estas unidades se tomen como están en un calendario específico (CIC c. 202 §1; CCEO c. 1545 §1).

Bibliografía: C. calÀ, Tratado de fiestas supremas, festivales, repentinos y prescritos (Nápoles 1675). aj dubÉ, Los principios generales para el cómputo del tiempo en el derecho canónico (Washington, 1941). j. lacau, La filosofía del discurso tiempo-constitucional Scientificio (Turín 1921). gramo. michiels, Normas generales de canon. Libro diario Código de Derecho Canónico; 2v. (2ª ed. Paris-Tournai-Rome 1955) 2: 221–278. a. van hove, Comentario Lovaniense en el Código del Canon 1, v. 1-5 (Mechlin 1928–); v.1, Prolegomena (2a ed. 1945) 1.3. pw wilson, El romance del calendario (Nueva York, 1937).

[aj dube]