Tenerle miedo

Las palabras Tenerle miedo (no sea quizás) son las palabras iniciales de un decreto sobre la forma jurídica del matrimonio. Después de consultar con la comisión de cardenales, a la que se le asignó la tarea de codificar la ley de la Iglesia, el papa pío x emitió el decreto a través de la Congregación del Concilio el 2 de agosto de 1907, para entrar en vigor el domingo de Pascua, 19 de abril de 1908 (P. Gasparri e I. Serédi, Código de fuentes Canon 1917 n. 4340).

El decreto tametsi (11 de noviembre de 1563) de la 24ª sesión del Concilio de Trento ya había establecido una forma jurídica necesaria para la validez del matrimonio. Aunque declaró: "Quienes pretendan contraer matrimonio de otra manera que en presencia del párroco o de otro sacerdote autorizado por el párroco o por el Ordinario y en presencia de dos o tres testigos, el Santo Concilio los hace absolutamente incapaces de hacerlo contraer matrimonio y declara inválidos y nulos dichos contratos, ya que el presente decreto los invalida y anula ".

A pesar de la Aunque decreto, y a pesar de las aclaraciones adicionales de las congregaciones romanas y las amplias facultades otorgadas a los ordinarios y sus delegados, todavía existía una gran necesidad de una mayor ampliación y legislación en la Iglesia con respecto a la forma del matrimonio.

Se siguieron contrayendo matrimonios clandestinos. Esta práctica a menudo condenada presentaba muchos problemas morales y legales. El decreto Aunque, sin embargo, no se había publicado en todas partes por lo que no se había hecho efectivo en toda la Iglesia universal. Donde se había publicado, quedaban dudas sobre el pastor adecuado ante el cual se contraería un matrimonio. Finalmente, el Aunque El decreto no había eximido de la ley a los bautizados no católicos. La última dificultad había sido aliviada un poco por el decreto En áreas que están casadas de Benedicto XIV, que eximió a los no católicos bautizados de la forma jurídica del matrimonio (4,1741 de noviembre de XNUMX). Este decreto se emitió originalmente solo para Bélgica y Holanda, pero luego se extendió a otras partes del mundo y luego se aplicó a todos los lugares donde el Aunque se había promulgado un decreto.

En su declaración, Benedicto XIV se refirió a las dudas y ansiedades generalizadas que preocupaban a los obispos, pastores y misioneros con respecto a la validez de los matrimonios mixtos y no católicos. Para resolver de una vez por todas las diversas dificultades y abolir cualquier ley o costumbre contrarias, el Tenerle miedo El decreto establecía las siguientes disposiciones: (1) Todos los católicos de rito latino estaban sujetos a la forma jurídica del matrimonio cuando se casaban con católicos; (2) Los no católicos estaban exentos cuando se casaban entre ellos; (3) La "comunicación de privilegio" admitida por la declaración de Benedicto se abolió en adelante, por lo que los católicos estaban obligados a la forma jurídica cuando se casaban con no católicos, excepto en Alemania y Hungría como resultado de la constitución. Previsto dado por el Papa Pío X a Alemania y luego extendido a Hungría; (4) La forma jurídica requería la presencia del Ordinario del lugar o párroco o sacerdote delegado por cualquiera. Estos ministros podrían asistir válidamente en todos los matrimonios dentro de los límites territoriales de sus respectivas jurisdicciones. Se requirió la presencia de al menos otros dos testigos; (5) En inminente peligro de muerte, si no estuviese presente el Ordinario ni el párroco ni un delegado de uno de ellos, el matrimonio podrá contraerse válidamente ante cualquier sacerdote y dos testigos en aras de la paz de conciencia o de la legitimación de la descendencia; (6) En los lugares donde el Ordinario del lugar, párroco o delegado no pudiera estar presente y la ausencia hubiera durado al menos un mes, se podría contraer matrimonio ante dos testigos sin la presencia de un sacerdote. Además, el Tenerle miedo decreto, en interés del buen orden, determinó que los matrimonios debían celebrarse en la parroquia de la novia.

La legislación sobre la forma canónica del matrimonio establecida por el decreto Tenerle miedo Posteriormente fue adoptado sustancialmente por el Código de Derecho Canónico, que entró en vigor el 19 de mayo de 1918. La principal diferencia entre la legislación del Código de Derecho Canónico y la legislación contenida en el Tenerle miedo se trataba de personas que habían sido bautizadas en la Iglesia Católica pero que luego perdieron su identificación con la Iglesia. los Tenerle miedo El decreto no hizo ninguna excepción para estas personas con respecto a la forma canónica del matrimonio. El Código de Derecho Canónico los dispuso en el canon 1099.2, eximiendo a los no católicos que habían sido bautizados en la Iglesia Católica siempre que uno o ambos de sus padres no fueran católicos y siempre que fueran criados desde la infancia fuera de la Iglesia Católica.

Finalmente, el 1 de agosto de 1948, el Papa Pío XII eliminó la exención otorgada por la última parte del canon 1099.2 antes mencionado. Este fallo final sobre la forma de matrimonio entró en vigor el 1 de enero de 1949.

Bibliografía: e. fus, La forma extraordinaria de matrimonio según el canon 1098 (Estudios de Derecho Canónico de la Universidad Católica de América 348; Washington 1954). j. carberry, La forma jurídica del matrimonio (Estudios de Derecho Canónico 84 de la Universidad Católica de América; Washington 1934). w. boudreaux, El "ab acatholicis nati" del Canon 1099.2 (Estudios de Derecho Canónico de la Universidad Católica de América 227; Washington 1946). una. marx, La declaración de nulidad de los matrimonios contraídos fuera de la Iglesia (Estudios de Derecho Canónico 182 de la Universidad Católica de América; Washington 1943).

[w. de ommeren]