Religión celta

Los antiguos pueblos de habla celta se distribuyeron en una amplia zona desde Irlanda hasta Asia Menor, y sus ideas y prácticas religiosas reflejan en parte préstamos de otras culturas tempranas o contemporáneas. Los escritores griegos y romanos proporcionan información valiosa sobre la religión celta desde el siglo III a. C., pero tienden a ser superficiales y a estar satisfechos con las identificaciones aproximadas de las divinidades celtas con sus propios dioses y diosas. También se proporciona mucha información mediante un cribado crítico de las tradiciones paganas conservadas en fuentes medievales latinas, irlandesas y galesas. Se puede reconstruir una mitología bastante rica, especialmente a partir de la literatura irlandesa en latín y en irlandés antiguo y medio.

Los dioses del período histórico eran en gran parte antropomórficos y varios de ellos correspondían a Marte, Mercurio y Apolo. Sin embargo, muchos de los dioses eran locales o tribales o, al menos, recibieron diferentes nombres en diferentes áreas. Los nombres celtas personales y de lugares reflejan frecuentemente asociaciones divinas. Así, Lugdunum (Lyon actual) era "la ciudad de Lug", una divinidad que se encuentra en el continente y en Irlanda. Diosas madres, las Matronas or madres, fueron adorados, especialmente en la región del Rin, tanto por celtas como por alemanes, y el culto a una diosa de los caballos, Epona, fue generalizado y popular. Las plantas sagradas (especialmente el muérdago), los árboles, las colinas, las montañas, los ríos, los manantiales y los lugares abiertos remotos, desempeñaron un papel especial en la religión celta. Las divinidades mayores o menores estaban asociadas con tales objetos o lugares sagrados. En Irlanda, la creencia en el Sid -La gente o las hadas, seres originalmente divinos que afectan varios aspectos de la vida humana, es muy antiguo. Se pensaba que habitaban principalmente bajo colinas. A los animales también se les asignaron atributos divinos, especialmente toros, caballos, jabalíes y osos. La magia, fórmulas mágicas, hechizos y maldiciones se mencionan con frecuencia y se describen sus efectos. Restos literarios irlandeses antiguos, con su énfasis en geis (tabú), reflejan el importante lugar de los tabúes en la vida religiosa y social celta pagana. Se cree que los celtas paganos tenían una vívida creencia en una vida más allá de la tumba e incluso una creencia en la transmigración de las almas, pero sobre este punto no hay ciertos detalles.

En el continente, en Gran Bretaña e Irlanda, la clase sacerdotal, los druidas, jugaron un papel importante en la religión, la ley, la educación y la determinación de la política pública. Eran de sangre real y debieron someterse a un largo período de formación. Parece haber habido divisiones o grados entre los druidas, pero la evidencia es en parte vaga y contradictoria. Eran especialistas en adivinación y se consideraba que tenían poderes proféticos. Realizaban ciertos ritos religiosos y presidían sacrificios. En el período histórico, al menos, hubo sacrificios de animales y ofrendas de diversos tipos. Aunque hay referencias al sacrificio humano en Galia y Gran Bretaña, debe haber sido raro. En cualquier caso, no hay evidencia de que esta práctica haya sido aprobada o realizada por los druidas.

Como el romano Pontífices los druidas estaban a cargo del calendario, que, como todos los calendarios antiguos, era de carácter religioso e indicaba los días en los que se podían realizar los negocios ordinarios y aquellos en los que todas o algunas acciones estaban prohibidas. Como campeones de las tradiciones celtas en todas las fases de la vida, los druidas fueron privados de su autoridad en la Galia por los romanos desde la época de Claudio. Sin embargo, continuaron floreciendo en Irlanda hasta el triunfo del cristianismo. En la tradición irlandesa se pone mucho énfasis en sus maravillosos poderes como adivinos y magos. Los brehon y bardos de la Irlanda cristiana se convirtieron en los herederos de los druidas y, como ellos, fueron los tenaces defensores y defensores de las tradiciones culturales nacionales.

Bibliografía: fn robinson, El diccionario clásico de Oxford, ed. metro. cary y col. (Oxford 1949) 758–759. ja macculloch, j. hastings ed., Enciclopedia de Religión y Ética, 13 v. (Edimburgo 1908–27) 3: 277–304. j. ryan, f. kÖnig, ed. Cristo y las religiones de la tierra: manual de historia de las religiones, 3 v. (2ª ed. Viena 1961) 2: 245-265. r. hercios Die Religion en Geschichte und Gegenwart, 7 v. (3ª ed. Tübingen 1957–65) 3: 1238–41. tge powell, Los celtas (Nueva York 1958). j. zwicker, Fuentes de historia religiosa celta (fuentes de historia religiosa; ed. C. clemen, 5.1–3; Bonn, 1934-36). r. lantier, "Mitología celta", Diccionario de mitología, ed. hw haussig (Stuttgart 1961–) Abt. 1.2.1, fasc. 5, 100–162. j. vendryés et al., Las religiones de los celtas, teutones y antiguos eslavos ("Mana" ser. 2.3; París 1948) 235–320. j. de vries, Religión celta (Las religiones de la humanidad 18; Stuttgart 1961).

[mrp mc guire]