Puerta de Nicanor

Puerta de Nicanor, una de las puertas que conducían al patio del Templo durante el período del Segundo Templo. Según la Mishná, "Había siete puertas en el patio del templo ... En el este estaba la puerta de Nicanor, que tenía dos habitaciones adjuntas, una a su derecha y otra a su izquierda, una la habitación de Finees el tocador y uno en la habitación de los pasteleros "(Med. 1: 4). Esta puerta fue uno de los regalos más conocidos hechos al Templo y "se realizaron milagros en relación con la puerta de Nicanor y su memoria fue alabada" (Yoma 3:10). De estos milagros el Talmud dice: "¿Qué milagros se realizaron junto a sus puertas? Cuando Nicanor fue a Alejandría en Egipto para traerlas, a su regreso una gran ola amenazó con engullirlo. Entonces tomaron una de las puertas y la arrojaron al interior del mar, pero el mar seguía bramando. Cuando se prepararon para arrojar el otro al mar, Nicanor se levantó y se aferró a él, diciendo 'arrójame con él' ”. El mar se calmó de inmediato. Sin embargo, estaba profundamente apenado por la otra puerta. Cuando llegaron al puerto de Acre, salió a la superficie y apareció por debajo de los costados del barco. Otros dicen que un monstruo marino se lo tragó y lo arrojó a tierra firme. Posteriormente se cambiaron todas las puertas del Santuario por otras de oro, pero las puertas de Nicanor, que se decía que eran de bronce, se dejaron debido a los milagros que se hicieron con ellas. Pero algunos dicen que se conservaron porque el bronce del que estaban hechos tenía un tono dorado especial. R. Eliezer b. Jacob dijo: "Era el cobre corintio que brillaba como el oro" (Yoma 38a). El oro corintio fue el nombre dado a una familia de aleaciones de cobre con oro y plata que se doraron por agotamiento para darles un brillo dorado o plateado (ver Jacobson). Un importante centro de producción de oro corintio estaba en Egipto, donde, según la tradición, tuvo su origen la alquimia.

Los eruditos no están de acuerdo sobre dónde estaban las puertas. Algunos afirman que estaban en el lado occidental del Patio de las Mujeres que estaba al este del Patio de los Israelitas; otros sostienen que estaban en el lado este del Tribunal de Mujeres. La base de este conflicto está en la interpretación de un pasaje de Josefo (Wars, 5: 204). La discusión de Schalit sobre el problema concluye que las palabras de Josefo deben explicarse en el sentido de que las puertas de Nicanor estaban "más allá" de la entrada al Santuario y frente a "la puerta que era más grande", es decir, que estaba en el lado este. del Tribunal de la Mujer. Indudablemente, las puertas se hicieron después de la época de Herodes (la fecha más razonable es aproximadamente a mediados del siglo I, una generación antes de la destrucción) y fueron obra de un artesano alejandrino. Nicanor también se registra en una inscripción del siglo I d.C. en un osario encontrado en octubre de 1902 en una cueva en el monte. Scopus en Jerusalén ("la Cueva de Nicanor"). La inscripción griega dice: "los restos de los hijos de Nicanor de Alejandría que hicieron las puertas". El nombre de Nicanor también aparece en una inscripción hebrea. El don de Nicanor era tan conocido que no fue necesaria ninguna explicación adicional. Nicanor era alejandrino, aunque pudo haberse ido a vivir a Jerusalén. Sin embargo, parece más probable que sus restos fueran llevados de Alejandría a Jerusalén, donde tenía una tumba familiar. El osario que menciona a Nicanor se encuentra ahora en las colecciones del Museo Británico. Klein (1920; ver también Tal 2002) expresó la certeza de que el Nicanor del osario era el mismo que el Nicanor que hizo el conjunto de puertas del Templo según fuentes rabínicas; Schwartz (1991), sin embargo, ha expresado algunas dudas al respecto.

bibliografía:

H. Graetz, en: mgwj, 25 (1876), 434 y siguientes; A. Buechler, en: JQR 11 (1898/99), 46-63; W. Dittenberger, Corpus posts Select, 2 (1905), 295f., No. 519; E Schuerer en: znw, 7 (1906), 54ss.; O. Holtzmann, ibid., 9 (1908), 71-74; idem (ed.), Sobre Mischna Middot (1913); H. Vincent y FM Abel, Jerusalén 2 (1914), 45 y siguientes; S. Klein, juedische-palaestinisches Inscriptionum (1920), 17 y sig., No. 9; Suplemento epigraphicum Greek 8 (1937), 30, no. 200; Frey, Corpus, 2 (1952), 261 y siguientes, núm. 1256; M. Avi-Yonah, Sefer Yerushalayim, 1 (1956), 412; E. Wiesenberg en: JJS, 3 (1952), 14-29; E. Bammel, ibid., 7 (1956), 77-78; A. Schalit, Koenig adelante, 1 (1969), 389ff. añadir. bibliografía: G. Dickson, "La tumba de Nicanor de Alejandría", en: pefqst (1903), 326-31; C. Clermont-Ganneau, "La 'Puerta de Nicanor' en el Templo de Jerusalén", en: pefqst (1903), 125-31; RAS Macalister, "Observaciones adicionales sobre el osario de Nicanor de Alejandría, en: pefqst (1905), 253–57; RD Barnett, Ilustraciones de la historia del Antiguo Testamento (1977), 93–94; J. Schwartz, "Once More on the Nicanor Gate", en: huca, 62 (1991), 245–83; T. Ilan, Léxico de nombres judíos en la Antigüedad tardía. Parte i: Palestina 330 a. C.,200 ce (2002), 297–98; DM Jacobson, "Bronce corintio y el oro de los alquimistas", en: Boletín de oro, 33 (2) (2000), 60–66.

[Uriel Rappaport /

Shimon Gibson (2ª ed.)]