Makassar, sheij yusuf (c. 1626-1699)

Fuentes tradicionales makasareses informan que ˓Ali (Shaykh) Yusuf nació en 1626 de una princesa de Sulawesi del Sur y se crió en el palacio del rey de Tallo. Estudió con algunos de los eruditos árabes musulmanes más destacados en Sulawesi antes de viajar para continuar su educación en Banten, Gujarat, Yemen, La Meca y Siria. En Damasco fue incluido en la orden sufista Khalwatiyya, que trabajó para difundir en el sudeste asiático después de regresar de Oriente Medio.

En 1664 se instaló en Banten donde enseñó diversas ramas de las ciencias islámicas. En 1682, el hijo del sultán se levantó contra la autoridad de su padre con el respaldo de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Shaykh Yusuf emprendió una campaña de oposición que llevó a cabo durante más de un año hasta su captura por los holandeses. Fue encarcelado en Batavia y luego exiliado a Sri Lanka, donde continuó su papel de abogar por la resistencia contra los holandeses a través de correspondencia con las comunidades musulmanas de Indonesia. En 1693 algunas de estas comunicaciones fueron interceptadas, por lo que fue reexiliado al Cabo de Buena Esperanza. Llegó allí el 2 de abril de 1694 y se convirtió en una figura fundadora de la comunidad musulmana en Sudáfrica, donde permaneció hasta su muerte. En 1705, el gobernante de Makassar solicitó la repatriación de los restos de Shaykh Yusuf, y hoy sus tumbas tanto en Sulawesi como en Sudáfrica siguen siendo centros activos de peregrinaje. Desde la década de 1980, Shaykh Yusuf se ha convertido en una figura cada vez más popular tanto en Indonesia como en Sudáfrica, donde Nelson Mandela lo aclamó como un héroe en la historia de las luchas contra la opresión.