Maariv

Maariv, diario israelí publicado en Tel Aviv. Maariv fue fundada en febrero de 1948 por periodistas que habían dejado Azriel * Carlebach, quien se convirtió en el editor de Maariv, incluyó a Aryeh * Dissenchik, Shmuel * Schnitzer, Shalom * Rosenfeld y David Giladi; buscó crear un periódico dirigido como una cooperativa periodística. El 50% del capital social del periódico y el XNUMX% de sus acciones con derecho a voto estaban en manos de periodistas. Al necesitar apoyo financiero extra periodístico, recurrieron al inversor Oved Ben Ami. Aunque la gestión periodística de estilo cooperativo fortaleció la motivación a través de la participación, creó un engorroso proceso de toma de decisiones editoriales, que finalmente contribuyó a Maarivestá perdiendo su posición como el periódico más vendido del país a Yedioth Aharonoth. Originalmente, el periódico apareció a última hora de la tarde, pero, como Yedioth Aharonoth, a lo largo de los años comenzó a aparecer más temprano en el día, de modo que en la década de 1980 se había convertido en un periódico matutino en todo menos en el nombre. El consejo editorial reflejó un espectro de opiniones políticas, aunque mayoritariamente de derecha. Hasta la década de 1980, el periódico se consideraba un periódico del mercado medio, dirigido a un gran número de lectores, con una cobertura seria y profunda de los acontecimientos cambiantes, pero sin la congestión intelectual que caracterizaba a algunos de los diarios matutinos. Después de la muerte de Carlebach en 1956, fue reemplazado por Aryeh Dissenchik, cuyas amplias conexiones en el establecimiento político le dieron al periódico una gran cantidad de informes exclusivos. Pero después de la muerte de Dissenchik en 1974, y su reemplazo por Shalom Rosenfeld, la circulación del periódico disminuyó, cayendo aún más cuando Shmuel Schnitzer, el columnista más leído del periódico, sucedió a Rosenfeld a su vez. El estilo algo paternalista y patriótico del periódico no logró mantenerse al día con el cambiante estado de ánimo político del país en la década de 1970, y carecía de atractivo para los jóvenes y la clase sefardí en ascenso. En un vano intento de detener el declive de la circulación, Iddo Dissenchik, hijo de Aryeh Dissenchik, fue nombrado editor en 1985. Graduado de la Escuela de Periodismo de Columbia, Dissenchik había sido anteriormente editor de noticias del periódico y corresponsal extranjero en Estados Unidos. Estados. Introdujo una serie de cambios, incluidos nuevos suplementos. Pero para inyectar más capital al periódico, el 87% de sus acciones se vendió a Robert * Maxwell, el magnate de los medios de comunicación británico, quien, a su vez, nombró a Dov * Yudkovsky, que desde 1989 había representado los intereses israelíes de Maxwell, como editor. Se compró una imprenta a todo color de $ 25 millones. Después de la muerte de Maxwell en 1992, el traficante de armas Yaacov * Nimrodi compró el periódico, quien dio a su hijo, Ofer, la responsabilidad del periódico. En el momento de la muerte de Maxwell, el periódico había acumulado deudas de $ 40 millones y su circulación era de 90,000 diarios y 200,000 los fines de semana frente a Yedioth Aharonoth295,000 diarios y 350,000 los fines de semana. Dan * Margalit, MaarivEl editor abierto, se desempeñó brevemente como editor, cargo que ocupó el propio Ofer Nimrodi de 1992 a 1995, cuando Yaacov Erez, el veterano corresponsal militar del periódico, se convirtió en editor. En el llamado escándalo de las escuchas telefónicas, Nimrodi fue encarcelado durante ocho meses en 1999 por intervenir los teléfonos de Yedioth Aharonoth editor Arnon * Mozes y Dov Yudkovsky. Amnon Abramovitch, un Maariv reportero de investigación, renunció al periódico luego de descubrir que su teléfono también había sido intervenido. En 2003 Amnon * Dankner, un Maariv columnista que había salido en defensa de Nimrodi en el escándalo de las escuchas telefónicas, fue nombrado editor. Bajo Nimrodi, Maariv bajó del mercado en contenido editorial y diseño, pero aunque logró reducir la brecha entre Maariv y Yedioth Aharonoth - El 23% de los israelíes leen Maariv diariamente y 28% los fines de semana según una encuesta de Teleseker de 2005; la brecha se mantuvo. Nimrodi tenía intereses comerciales adicionales relacionados con los medios de comunicación. En 2004, el periódico creó un sitio de noticias en Internet, NRG. El periódico poseía varias revistas, incluidas revistas para jóvenes, y una editorial, y había desarrollado intereses en la industria de la telefonía celular.

bibliografía:

S. Rosenfeld, "El asunto Carlebach y el establecimiento de Maariv," en: Kesher, 30 (noviembre de 2001).

[Yoel Cohen (2ª ed.)]