La luz del amanecer brilla

Un himno de Pascua que consta de once estrofas de cuatro versos de dimetro yámbico algo suelto, inusualmente rico en rima final y aliteración interna, que se ejemplifica de manera sorprendente en la primera estrofa. El tema es el de la alegría por la resurrección triunfante del Señor, cuyos sucesivos incidentes desvanecen el temor entre sus discípulos. Vivo y de desarrollo extremadamente visual a pesar de un vocabulario simple, este himno puede ser un antepasado estilístico de los ritmos carolingios tardíos y los tropos de Pascua. Abelardo lo admiraba. Una vez atribuido a San Ambrosio, ahora se cree que es de origen galicano (Wilmart); se compuso en algún momento entre el siglo VI y principios del VIII (Bulst, Szövérffy). Además de las obras auténticas de San Ambrosio, este y Christe, que lux es y muere son las únicas piezas comunes a las dos tradiciones de himnarios más difundidas antes de las reformas litúrgicas carolingias (Blume, Raby, Walpole).

El himno se cantaba tradicionalmente en maitines o laudes todos los días desde el Domingo Bajo hasta la Ascensión, aunque el Breviario mozárabe de 1502 lo asigna a Prime en Paschaltide. Fue dividido y alterado drásticamente por los compiladores del Breviario Romano de 1632. Líneas 1 a 16, apenas reconocibles como Cielo del amanecer fueron dejados en Laudes entre el Domingo Bajo y la Ascensión (y en el rito dominicano, en Maitines durante la Pascua); líneas 17 a 32 (Los apóstoles ) fueron asignados a Vísperas y Maitines de Apóstoles y Evangelistas durante la Pascua; y líneas 32 a 44 (Gozo pascual; originalmente Alegría de Pascua brillante ), a Laudes de dicho Despacho. El Papa pío v fue responsable de la división en la línea 32 y de la asociación con el Común de los Apóstoles. Las traducciones al inglés más conocidas de ambas versiones de este himno, completas y divididas, son las de E. Caswall (1849) y JM Neale (1852 y posteriores).

Bibliografía: B. stÄblein, ed., Las tumbas eran las de la Edad Media (Kassel-Basel 1956–) 1.1: 665, melodías. Analecta hymnica 51: 89–90. metro. britt, ed., Los Himnos del Breviario y el Misal (nueva ed. Nueva York 1948). C. blume, Nuestros cantos litúrgicos (Ratisbona 1932) 53–59, 188–190. una. byrnes, ed., Himnos del Misal Dominicano y Breviario (San Luis 1943), núms. 27, 28. w. bulst, ed., Himno latín mayor XNUMX (Heidelberg, 1956) 114-115. j. connelly, Himnos de la liturgia romana (Westminster MD 1957) No. 59, art. wilmart "El salterio de la reina", Revisión benedictina 28 (1911) 341–376. j. julian, ed., Un diccionario de himnología (Nueva York 1957) 94–96. como walpole, ed., Primeros himnos latinos (Cambridge, Eng. 1922) xi – xx, 356–359. fje raby, Una historia de la poesía cristiano-latina desde los inicios hasta el final de la Edad Media (Oxford 1953) 36–40. j. SZÖVÉrffy, Los anales de la poesía del himno latino (Berlín 1964-65).

[j. de q. adams]