La barra hebrea (Gregory Ibn al-Fabri)

Teólogo y escritor sirio jacobita; B. Melitene (actual Malatya, Turquía), Armenia, 1226; D. Maragheh, Azerbaiyán iraní, 30 de julio de 1286.

Llamado Bar-Hebraeus (hijo de padre hebreo), Gregory Abou'l Faradj recibió el nombre de Juan en el bautismo. Fue educado en filosofía, teología y medicina por su padre, un médico judío convertido y un grupo de eruditos. Emigró a Antioquía en Siria con su familia antes de las invasiones mongolas y pasó varios años en soledad como ermitaño. Viajó a Trípoli y estudió lógica y medicina con James el Nestoriano. Tomó el nombre de Gregorio cuando fue consagrado obispo de Gouba por el patriarca jacobita Ignacio II (14 de septiembre de 1246). Al año siguiente se cambió a la sede de Laqabin y fue ascendido a la sede metropolitana de alep por el patriarca Denis de Antioquía, cuya candidatura apoyó (1252) contra las pretensiones de John Bar Madani.

Cuando los mongoles conquistaron Bagdad y tomaron posesión de Siria, Gregorio se acercó a su jefe, Hulagu, para negociar el trato adecuado a los cristianos. Sin embargo, fue hecho prisionero y saquearon Alep. Antes del martirio de Denis, Bar-Hebraeus había hecho las paces con el patriarca Bar Madani; y participó en la selección de Ignacio III como patriarca de Antioquía en 1264. Bar-Hebraeus fue consagrado maphrian de Tagrit (el vicario general patriarcal de la Iglesia jacobita, reconocido por el gobernador musulmán) en Sis, Cilicia, en el presencia del rey armenio, Het'um; en 1273 logró sanar un cisma en la Iglesia jacobita causado por el influyente médico Simón.

Como maphrian, Bar-Hebraeus visitó las diversas comunidades de la Iglesia jacobita en el oeste de Armenia y en Bagdad; usó sus bibliotecas, alentó a sus pastores y entabló relaciones amistosas con los líderes nestorianos. En 1277 visitó su sede en Tagrit, que había sido saqueada por los tártaros. Era la primera vez en 60 años que un maphrian podía visitar la ciudad. En 1282 viajó a Tabriz para asegurar al nuevo príncipe mongol Ahmed su lealtad y sumisión al gobernante civil.

En 1284 los partidarios del médico Simón lo eligieron como nuevo patriarca sin esperar la llegada de Bar-Hebraeus; este último aceptó el hecho consumado en interés de la unidad eclesiástica. Murió en Maragheh mientras el patriarca nestoriano Yabalaha estaba presente en la ciudad, y fue enterrado en el monasterio de Mar-Mattai en Mosul con la asistencia de prelados bizantinos, nestorianos y jacobitas.

De vasta erudición, Bar-Hebraeus se ganó el respeto de las diversas iglesias cristianas y de los mahometanos por su conocimiento y amabilidad. Entre sus principales escritos se encontraba una síntesis o enciclopedia de filosofía llamada Crema or Ciencia de las ciencias, en el que comentó sobre todas las ramas del conocimiento humano en la tradición aristotélica, con compendios sobre lógica, física, metafísica y filosofía práctica seleccionados de Aristóteles y los autores sirios y árabes. Escribió voluminosos comentarios sobre el Antiguo y el Nuevo Testamento publicados bajo el título, Almacén de misterios, utilizando las obras de los exegetas nestorianos y jacobitas. Controlaba la versión peshitta de las Escrituras con versiones griega, hebrea, de los Setenta, armenia y copta; y suministró materiales para la recuperación de la Hexapla de origen. En su Lámpara del Santuario dio una exposición sistemática de la doctrina jacobita: escribió un Ética cuya filosofía moral fue fuertemente influenciada por Al Gazali. Su tratado ascético se llamó Libro de la Paloma, un directorio para monjes, y escribió un Nomocanon de la legislación eclesiástica que todavía juega un papel en el derecho canónico oriental.

Como historiógrafo, produjo una crónica como historia universal cuya primera sección, Crónica siriaco se ocupó de los acontecimientos seculares de las invasiones mongolas; y cuya segunda sección, Crónica, Tobías en su primera subdivisión dio una historia de los patriarcas del Antiguo Testamento seguidos por los del Nuevo Testamento, a saber, los patriarcas de Antioquía y la Iglesia siria occidental. Su segunda subdivisión cubrió a los patriarcas de la Iglesia Siria Oriental hasta 1285. Su hermano Barsauma continuó este relato hasta 1288, y un autor anónimo lo continuó hasta 1496.

Bar-Hebraeus siguió la historia de Miguel I el Sirio durante los siglos anteriores, pero tanto en método como en originalidad superó su modelo, proporcionando material de primera clase para los siglos posteriores. Hizo una sinopsis árabe de la obra que complementó con información útil para lectores musulmanes bajo el título Una historia de las dinastías. También compuso una gran gramática llamada Libro de los esplendores, monografías sobre ciencia y medicina, y poesía litúrgica, didáctica y polémica que se ajustaba a los gustos artísticos de la cultura siria. Escribió su propia autobiografía y su hermano Barsauma le proporcionó el aviso de muerte.

Bibliografía: mi. Germán, Dictionnaire d'histoire et de géographie ecclésiastiques 6: 792–94. js assemani, biblioteca este 2: 244, 468. j. göttsberger, Bar-Hebraeus y su escolia sobre las escrituras (Friburgo de 1900). p. bedjan, Barhebraei Ethicon seu Moralia (París 1878); Barhebraei Chronicon syriacum (París 1890); Barhebraei nomocanon (París 1898). gramo. cardahi, El libro de la paloma de Bar Hebraeus junto con algunos capítulos de su Ethicon, tr. a. Wensinck (Leiden 1919). jb abbeloos y tj lamy, Crónica eclesiástica 3 v. (Lovaina 1872-77). pag. baño Tratado sobre el alma de Barhebraeus (El Cairo 1928). w. wright, Breve historia de la literatura siríaca (Londres 1894) 265-81. una. árbol fuerte Historia de la literatura siria (Bonn 1922) 312-20. I. ortiz de urbina, Patrologia syriaca 207-9.

[fx murphy]