Julio Africano, sexto

Padre de la cronografía cristiana; B. Colonia romana, Jerusalén, c. 160; D. c. 240. Destinado a una carrera militar, acompañó al emperador Septimio Severo en sus campañas en Osrhoene en 195 y estuvo en estrecho contacto con la casa real de Edesa. También asistió a conferencias del maestro cristiano Heraclas en Alejandría y fue influenciado por el Estromas de Clemente de Alejandría. Hacia el año 220 se convirtió en prefecto de Emaús-Nicópolis, una subdivisión de Palestina, y en el 224 la colonia de Emaús lo envió a defender su caso ante el emperador.

En Roma, Alejandro Severo le dio la tarea de organizar la biblioteca pública ubicada en el Panteón. Parece que fue consejero espiritual de la Emperatriz-Madre, Mamaea. Según la tradición posterior, se convirtió en obispo, pero es poco probable que fuera siquiera sacerdote. Con su amigo origen, mantuvo correspondencia sobre cuestiones bíblicas.

Sus principales obras existentes son las Crónicas del Departamento de Salud Mental del Condado de Los Ángeles y el Kestoi. También hay dos letras. los Crónicas apareció en 221 y proporciona una lista cronológica de eventos sagrados y profanos desde la creación hasta el 220 dC. Esta primera "historia del mundo" cristiana se convirtió en una fuente principal para Eusebio de Cesarea y los historiadores posteriores. La obra constaba de cinco libros, de los que solo quedan fragmentos. Calculando 5,500 años entre la creación y el nacimiento de Cristo, Julius expresó su creencia de que la Segunda Venida tendría lugar en el año 6000, dando así un giro quiliástico a la obra. Su uso de fuentes fue escasamente crítico.

La Kestoi (es decir, "bordados") es una mezcla enciclopédica en 24 libros, de los cuales se conservan grandes fragmentos. Está dedicado al emperador Alejandro Severo y su tema abarca desde la medicina, la ciencia y la agricultura hasta la magia y la guerra. Este trabajo fue escrito después del Crónicas y contiene una extraña mezcla de cristianismo y superstición.

Una de las dos cartas está dirigida a Orígenes y trata de la autenticidad de la historia de Susana (Dn 13.1-64); exhibe un sentido crítico más sólido, y el texto completo se conserva. Solo hay fragmentos de la segunda carta. Estaba dirigido a Arístides, y en él Julio intenta armonizar las genealogías de Cristo de Mateo y Lucano.

Bibliografía: mj routh, ed., Los restos de lo sagrado; 5 v. (2ª ed. Oxford 1846–48) 2: 238–309, crónicas. bp grenfell y as hunt, eds., Los papiros de Oxyrhynchus, 3 v. (Londres 1903) 36–41, Kestoi. ES. amann, Diccionario de Teología Católica, ed. una. vacante et al. (París 1903–50) 8.2: 1921–25. j. quasten Patrologia (Westminster MD 1950) 2: 138-140. H. gelzer, Sexto Julio Africano y la cronografía bizantina, 2 v. (Leipzig 1880-98). w. reichardt, ed., TU 34.3 (1909), cartas. wa padre viejo y como pease, Revista estadounidense de filología 39 (1918) 405-406, Kestoi. f. granger, Revista de estudios teológicos 34 (1933) 157-161, Biblioteca; 35 (1934) 361–368, Western Text. eh blakeney, Teología 29 (1934) 164-169, Carta a Orígenes.

[pw lawler]