Jinnah, Muhammad? Ali (1876–1948)

Muhammad ˓Ali Jinnah nació el 25 de diciembre de 1876 en Karachi y se convirtió en uno de los líderes más célebres del movimiento independentista. Más tarde se convirtió en el fundador de Pakistán. Murió un año después de la independencia el 11 de septiembre de 1948.

La gente de Pakistán lo conoce mejor por su título, Quaid-i Azam, que significa "el gran líder". Después de obtener su título de abogado en el famoso Lincoln's Inn de Londres en 1896 y con un certificado para unirse al colegio de abogados de cualquier tribunal de la India británica, regresó a su tierra natal. Se instaló en Bombay donde ejerció la abogacía y pronto saltó a la fama como el abogado más distinguido del país. Dividió su tiempo entre la abogacía y la política. Como nacionalista liberal formado en la tradición constitucional y democrática británica, se convirtió en un apasionado defensor de la unidad hindú-musulmana contra el dominio británico. Durante casi dos décadas, dedicó sus energías a unir a las dos comunidades en una plataforma política centrándose en la idea de intereses políticos comunes contra el imperialismo británico.

A principios de la década de 1920, comenzó a sentirse decepcionado por los líderes del Partido del Congreso Nacional Indio. No se sentía cómodo con su estilo combativo y de confrontación con los británicos. Más bien, defendió el curso de la moderación y el diálogo para ganar la libertad. Su verdadera decepción se produjo en el tema de los derechos de las minorías, específicamente los de los musulmanes, que comprendían casi el 20 por ciento de la población, con concentración en las partes oriental y occidental del Imperio Indio Británico. Dado su número, no eran una minoría en un sentido tradicional, sino un pueblo con una herencia de más de mil años de dominio musulmán y un sentido de identidad separado. Jinnah favoreció un entendimiento tripartito sobre las garantías constitucionales de los derechos de los musulmanes una vez que India se independice.

El nacionalismo musulmán se desarrolló en paralelo al nacionalismo indio secular en la última parte del siglo XIX. Los musulmanes del subcontinente indio se consideraban a sí mismos como una comunidad separada con una cultura y civilización distintivas. Pero su separatismo político se limitó a la cuestión de los derechos de las minorías que los líderes musulmanes como Jinnah defendieron firmemente al buscar representación en los consejos electos a través de electorados separados para los musulmanes. Eso aseguró que los musulmanes tuvieran una representación adecuada de acuerdo con el tamaño de su población. Los grupos hindúes dominantes, incluido el Partido del Congreso, se opusieron a continuar tales acuerdos una vez que los británicos se fueran.

A fines de la década de 1930, Jinnah comenzó a abogar por un país separado para los musulmanes en los márgenes oriental y occidental de la India británica. Con la aprobación de la Resolución de Lahore en 1940 por una gran asamblea de líderes musulmanes de toda la India, Jinnah exigió formalmente la creación de una patria musulmana. Durante los siguientes siete años, movilizó a las masas musulmanas sobre la base de una nación separada y convenció a los británicos de que esa era la única opción para evitar una guerra comunal entre hindúes y musulmanes. Aunque Jinnah invocó los símbolos islámicos para la movilización política, era un político constitucionalista liberal con una perspectiva racional y progresista.