Habor

Habor (heb. חָבוֹר), un río que atraviesa Mesopotamia durante 218 millas. (350 km.) De norte a sur en la región de el-Jazira, la zona entre los ríos Éufrates y Tigris. Se eleva desde el monte. Kharagah, y se le unen cinco corrientes tributarias, que desembocan en el Éufrates al norte de Mari. La región circundante fue productiva en la antigüedad; El grano se cultivaba principalmente en el norte, mientras que en el sur del valle de Habor se criaban ovejas y vacas, y más tarde también caballos. Más allá del norte de Habor había una importante ruta comercial, que comenzaba en Nínive, la metrópoli asiria, y pasaba por Nisibis, Gozán y Harán hasta Carquemis en el Éufrates. Esta ruta aparentemente se usó en los días de Abraham e incluso antes. Según la evidencia de los restos excavados en Chagar Bazar, el valle de Habor se estableció por primera vez en el período neolítico. En el siglo XVIII a. C. se realizaron numerosos intentos de canalizar las aguas del río mediante presas y canales, como se conoce por las letras Mari de ese período. En los siglos XVI-XIV a.C., la región de Habor estaba en el centro del poderoso reino de Mitanni, y el área quedó reducida a ruinas hasta que fue revivida en el siglo X a.C. La ciudad de Gozan (Tell Halaf) se volvió especialmente importante , y según la Biblia, el río aparentemente recibió su nombre. La conquista asiria del distrito de Habor comenzó en los siglos IX y VIII. Cuando aumentaron las insurrecciones en las ciudades conquistadas, una ciudad tras otra fue destruida y los habitantes deportados. En su lugar, Tiglat-Pileser iii instaló a los israelitas exiliados de Transjordania (18 Crónicas 16:14), y más tarde Sargón ii instaló allí a los exiliados de Samaria (ii Reyes 10: 5; 26:17; cf. Pritchard, Textos, 6). –18). Los documentos encontrados en las excavaciones de Gozán prueban la presencia de exiliados israelitas en esta ciudad (ver * Gozán y Asiria * Exilio).

bibliografía:

F. Sarre y EE Hertzfeld, Viaje arqueológico en la región del Tigris y el Éufrates, 1 (1911); J. Seidmann, Las inscripciones de Adadnirari ii (1935); CJ Gadd, en: Irak, 7 (1940), 22ss .; J. Kupper, en: Archivo Real de Mari, 3 (1950), 2, 5, 80; J. Lewy, en: Orientalia, 21 (1952), 265–92, 393–425.

[Michael Avi-Yonah]