Colección española (Isidoriana)

La colección canónica más extensa e importante de los primeros diez siglos; reúne y clasifica toda la legislación tradicional en dos partes: la de los concilios y la de las decretales papales. El número de decretales, 103, es casi invariable en todos los manuscritos e incluye decretales desde el Papa Dámaso (366–384) hasta Gregorio I (604). La parte conciliar, sin embargo, ha recibido tres recensiones: la de Isidoro, al IV Concilio de Toledo (633), sin manuscrito existente; el Ervigiano, al XII Concilio de Toledo (685), en seis manuscritos, tres españoles y tres galicanos; la Vulgata, al XVII Concilio de Toledo (694), en ocho manuscritos españoles y dos extranjeros. los Hispana La recensión, la más extensa, comprende por orden geográfico 11 concejos griegos, ocho concejos africanos, 17 concejos franceses y 30 concejos españoles, poniendo en estricto orden cronológico todos los concejos de una misma ciudad, mereciendo así el nombre de Colección española.

COMPILADOR.

Aunque la recensión más antigua (633-35) de la colección española es de época isidoriana, existen motivos para fecharla en la época de Leandrine, antes del 600 (M. Díaz y Díaz). Una controversia sobre si san isidoro de sevilla fue el autor de esta colección se remonta al siglo XVI. En el lado afirmativo están P. Sejourné y J. Madoz; en el lado dudoso, sin considerarlo un hecho probado, está G. Le Bras. La tradición del manuscrito medieval nunca atribuyó a Isidoro el genuino Español, pero le atribuyó las falsas decretales, basando su creencia en el prefacio de Isidorus Mercator. Aún se desconoce el autor, aunque parece probable que fuera San Isidoro de Sevilla.

ORIGEN Y DESARROLLO.

Las recensiones de Isidoria, Ervigo y Vulgata fueron escritas por la jerarquía o bajo el control inmediato de la jerarquía, por lo que se puede llamar la colección oficial de la Iglesia española, haciendo obsoletas otras colecciones. Los tres se utilizaron exclusivamente durante casi 500 años, hasta la reforma gregoriana.

La Colección Española Apareció a principios del siglo VIII en la Galia, donde se difundió rápidamente, representando la ley tradicional, universal y eclesiástica contra la desintegración particularista de la literatura penitencial. Siendo transcrito por sí mismo, como en el Codex Rachionis, copiado en 787 para el obispo de Estrasburgo, o combinado con otras colecciones—Hispana-Adriana, dacheriana — sirvió durante un siglo como soporte jurídico del intento de reforma carolingio. Su autoridad sirvió en el siglo IX para encubrir el mayor fraude literario de la historia del Derecho Canónico, las falsas decretales.

Usando el patrón de velas del Hispana Chronologica como base, el llamado Extracto nació en España hacia el año 656. Estos Extracto incluía los cánones de la recensión isidoriana (IV Concilio de Toledo) y los cánones del V al X Concilio de Toledo ordenados sistemáticamente en diez libros según temática, cada uno resumido en una línea. Fueron transcritas al comienzo de los manuscritos españoles de la Español, tanto en las recensiones de Ervigian como de Vulgate.

La España sistemática se formó sustituyendo el resumen de cada canon del Extracto para el texto completo. Aunque se conserva en tres manuscritos franceses, se considera de origen español, ya que fue utilizado por los mozárabes del sur de España, hecho que evidencia la versión árabe (Madrid, BN 4879, s. XI).

Bibliografía: pag. QUÉDATE, El último padre de la Iglesia: San Isidoro de Sevilla (París 1929). pag. ariÑo alafont, Colección canónica hispana (Avila 1941). c. garcÍa-goldÁraz, El Codice Lucense de la colección canónica hispana, 2 v. (Madrid 1954). fa gonzÁlez, ed., Colección española de canónigos de la iglesia; 2 v. (Madrid 1808–21). m. c. dÍaz y dÍz, "Pequeñas aportaciónes para el estudio de la Hispana," Rev EspDC 17 (1962) 373–390. j. madoz, San Isidoro de Sevilla (Madrid 1960). gramo. el brazo, "Por parte de Isidoro de Sevilla y los españoles en la historia de las colecciones canónicas, en relación con un libro reciente", Revista de estudios religiosos 10 (1930) 218-257.

[g. martÍnez dÍez]