Cisma acaciano

El cisma acacio (484-519) fue causado por un cambio de política por parte del patriarca de Constantinopla, Acacio (472-489), quien a pesar de su intimidad con los monofisitas se había opuesto a la encíclica anti-Calcedonia del emperador basilisco en 475. Tras la restauración del emperador Zenón (agosto de 476), colaboró ​​en la deposición de los obispos monofisitas, incluidos Pedro el Completo de Antioquía y Juan Codonatus de Apamea. En 479 consagró al Calcedonio Calandion como obispo de Antioquía a instancias del emperador y provocó una protesta del Papa simplicius (468-483) por interferir en otra jurisdicción patriarcal (Ep. 22 de junio de 479).

En 482, en concierto con Peter Mongus, compuso una declaración doctrinal llamada henoticon, o Decreto de Unión, que Zenón promulgó para la provincia de Egipto. Tenía la intención de concluir las disputas cristológicas citando la autoridad de los primeros tres concilios ecuménicos, condenando a Nestorio y Eutyches, pero no mencionó las naturalezas en Cristo. La enseñanza contraria, "ya sea del Concilio de Calcedonia o de cualquier otro concilio", fue condenada. Aunque el símbolo de Calcedonia y Leo Tomo no fueron rechazados, los anti-calcedonios fueron admitidos a la comunión y Peter Mongus fue reinstalado como patriarca en Alejandría.

El Papa Félix III escribió una carta de protesta a Acacio, luego lo excomulgó en un sínodo romano (28 de julio de 484) cuando Acacio reconoció a Pedro Mongo en Alejandría. Cuando se reiteró la excomunión en 485, Acacio borró el nombre de Félix de los dípticos. Los dos sucesores de Acacio, Fravita (490) y Euphemius (490–495), no fueron hostiles a los decretos de Calcedonia. Anunciaron su elección al Papa para su reconocimiento; pero Félix exigió que se borrara el nombre de Acacio de los dípticos, y las relaciones entre Roma y Constantinopla se suspendieron nuevamente. El patriarca Eufemio, habiendo obligado al nuevo emperador anastasio i (491-518) a aceptar las decisiones de Calcedonia antes de su ascenso al trono, intentó sanar la ruptura con el papa gelasio (492-496), pero sin éxito desde el nuevo papa. renovó la demanda hecha por Félix. Mientras tanto, la aceptación de la Henoticon aunque no universal entre los monofisitas, se consideró un gesto anti-calcedonio. Gelasio, sin embargo, entabló relaciones con Constantinopla a través de una embajada enviada por el senado romano (492 y 494); pero su sucesor, anastasio ii (496–498), se mostró inflexible en la solicitud de que se eliminara el nombre de Acacio de los dípticos.

El emperador Anastasio se animó en su política anti-Calcedonia durante la estancia de tres años en Constantinopla (508-511) del propagandista monofisita severus, futuro patriarca de Antioquía (512-518) y ferviente partidario de la Henoticon. El emperador publicó su Tipo, o fórmula de unión, que intentó imponer al patriarca calcedonio, Flaviano de Antioquía (510). En 512 el Papa Symmachus respondió a una carta imperial que intentaba, entre otras acusaciones, acusarlo de favorecer el maniqueísmo.

Cuando el general rebelde Vitaliano obligó al emperador a acceder a convocar un concilio en Heraclea con el Papa presidiendo, Anastasio se vio obligado a entablar relaciones con Roma. Pero tras la derrota de Vitalian, las legaciones enviadas a Constantinopla en 515 y 517 por el Papa hormisdas no tuvieron éxito. Sin embargo, el advenimiento de justin i ocasionó negociaciones inmediatas entre Hormisdas y el emperador procalcedonio. El cisma llegó a su fin el 28 de marzo de 519, cuando el patriarca Juan en una carta al Papa indicó su aceptación de la fórmula de Hormisdas y la eliminación de los nombres de Zenón y Acacio, así como los cinco sucesores de este último de los dípticos. . La oposición en todo el Este duró poco.

Bibliografía: mi. negro, Colecciones periodísticas sobre el cisma acacio (Ensayos de la Academia de Ciencias NS 10; 1934). F. hofmann, El Concilio de Calcedonia, ed. a. grillmeier y h. bacht (Würzburg 1951-54). 2: 43-94. r. azada, ibid. 117-146. H. Cuidado ibid. 266-291. pag. charanis, Iglesia y Estado en el Imperio Romano Posterior (Madison, Wis. 1939). s. salaville, "The Enotics Affair", Échos d'Orient 18 (1916-19) 255-266, 389-397; 19 (1920) 49–68, 415–433. l. salaville, Diccionario de Teología Católica, 6.2: 2153–78. mi. piedra, Historia del Bajo Imperio, tr. jr palanque 2: 24–39, 224–228.

[h. chirat]