Actos, teóricos

En la teología trinitaria las nociones son características propias de cada Divino, mediante las cuales el hombre es capaz de conocer a las Personas como distintas. Son la innascibilidad, la paternidad, la filiación, la espiración activa y pasiva (ST 1a, 32; Escoto añade la inspirabilidad de la Segunda Persona: En 1 enviados. 28.1-3). El adjetivo nocional se aplica a todo lo que es propio de una Persona y no común a todos. En Dios "todo es uno, excepto donde hay relativa oposición" (Concilio de Florencia; H. Denzinger, manual de simbolos, ed. A. Schönmetzer, 1330); por tanto, todo lo que es nocional es realmente idéntico a las relaciones divinas de rigin, pero el modo de pensamiento abstractivo del hombre hace necesario introducir más distinciones mentales si ha de pensar o hablar de este misterio.

Con el término actos nocionales los teólogos designan aquellos actos divinos que permiten llegar al conocimiento de las distintas Personas; estos son la generación de la palabra y la espiración del Espíritu. El magisterio aplica sin vacilar los verbos correspondientes (generando subidas para proceder ) a cada Persona (Cuarto Concilio de Letrán; manual de simbolos, 800, 804). Consideradas como el camino por el cual se originan las Personas y sus relaciones opuestas, éstas permiten discernir a cada Persona. Algunos teólogos hablan simplemente de dos actos (generación, espiración); la mayoría habla de cuatro, considerando cada acto tanto como emanado de un principio (generación activa, espiración) como recibido en un término (generación pasiva, espiración).

Surgen ciertos problemas conceptuales (ST 1a, 40.4; 41.1-6). (1) No se puede pensar en el origen sino en términos de acción, pero, aplicado a Dios, el concepto de acción del hombre debe purificarse de toda imperfección creada. La actividad inmanente de Dios de conocer y amar es idéntica a Su esencia, acto puro; hay que excluir toda idea de movimiento, potencia pasiva y determinabilidad y hablar simplemente del poder activo de Dios, el ejercicio de la actividad, la influencia activa y actual del principio sobre el término. Así, mediante una distinción mental, se expresa el aspecto dinámico de la relación del principio productor al término producido. (2) Los actos ficticios son necesarios, porque la actividad de Dios es idéntica a Su esencia. Esto no sugiere coerción; de hecho, los actos teóricos son voluntarios, no porque el Padre pudiera haberse abstenido de engendrar al Hijo, sino porque Dios quiere y ama toda la perfección que necesariamente es. (3) ¿El acto nocional presupone (lógicamente) la propiedad correspondiente, o viceversa? Cuando se considera la generación y la espiración recibidas en el Hijo y en el Espíritu, el acto es claramente anterior a la propiedad (filiación, espiración pasiva). La espiración activa, común a dos Personas, presupone evidentemente a esas Personas. Pero, ¿qué pasa con la generación activa? Esto presupone la Primera Persona, constituida por la propiedad de paternidad. ¿Cómo puede esa propiedad ser lógicamente anterior al acto de generación? Santo Tomás responde (ST 1a, 40.4 ad 1) distinguiendo entre la paternidad como propiedad de la Primera Persona (anterior a la generación) y como relación con la Segunda Persona (posterior a la generación).

Ver también: propiedades divinas personales; relaciones, trinitario; procesiones, trinitarias; trinidad, santo, artículos sobre

Bibliografía: a. michel, Diccionario de teología católica, Ed. a. vacante et al. (Paris 1903-50) 11.1: 802-805. Commentaries donde ST 1a, 41. Suma teológica: La Trinidad, ed. y tr. hf doondaine, 2 v. (París 1942–46) 2: 354–366. pag. vanier, Teología trinitaria en Santo Tomás de Aquino: evolución del concepto de acción nocional (Montreal 1953).

[rl stewart]