ʾAlef

ʾAlef (heb. א; אָלֶף), primera letra del alfabeto hebreo; su valor numérico es 1. Es una consonante laríngea oclusiva, que se pronuncia según la vocal que porta. La primera representación clara de la ʾalef se encuentra en las inscripciones proto-sinaíticas de c. 1500 a.C. Esta pictografía acrofónica de una cabeza de buey (ʾmontaña) se desarrolla a través del protoárabe y del sur del árabe en el etíope por un lado, y a través del protocananita y en los siglos X-IX a. C. fenicio clásico ʾalef por otra parte. La escritura cuneiforme consonántica ugarítica del siglo XIV a. C. tiene tres signos ʾalef: (ʾa), (ʾi) y (ʾu). Aproximadamente en el 14 a. C., los griegos tomaron prestado al fenicio ʾalef y lo usó como vocal (alfa). Modificaron su postura y la convirtieron en una forma que fue adoptada por el latín, entre otras escrituras. Mientras que el fenicio ʾalef sufrió su propia evolución (- siglo V aC, - púnica, - neopúnica), las escrituras hebrea y aramea, que derivaron del fenicio, lo desarrollaron de la siguiente manera: en el siglo VII a. C. el hebreo, junto con las formas cursivas y existió uno formal:. Este último sobrevivió en los Rollos del Mar Muerto Paleo-Hebreos y sus variaciones ocurren en monedas judías como, y en Samaritano tardío como. El desarrollo de la cursiva aramea ʾalef en los siglos VII y VI aC fue → → →; y en el siglo V aC alcanzó su forma clásica. Este último es el antepasado de las primeras letras de muchos alfabetos que se desarrollaron a partir del siglo III a. C. en adelante. Incluyen: Nabateo: → → → →. La última forma, que aparece en los documentos del siglo I d.C. encontrados cerca del Mar Muerto, indica la fecha en que el árabe ʾalif fue arreglado. El palmireno se convirtió en siríaco (Estrangela), pero en otros sistemas siríacos es un trazo vertical que se asemeja al árabe. El judío (hebreo cuadrado) ʾalef conservó la forma de su antepasado arameo. Aunque hay una tendencia a curvar la pierna izquierda, como en nabateo y palmireno, por ejemplo, el papiro de Nash, la pierna estirada ʾalef prevalece. Las formas judías cursivas de la época de la dinastía herodiana, aparentemente desaparecieron después del período de Bar Kokhba. El judío formal ʾalef no cambió su forma básica durante el período siguiente. En los estilos cursivos de los diversos sistemas locales judíos, la pierna izquierda se convirtió en el trazo principal; así que está en la cursiva ashkenazic de la que se deriva la cursiva moderna ʾalef,. Ver * Alfabeto, hebreo.

[Joseph Naveh]

Alef en Agadá y folclore

La alef está más personificado que cualquiera de las otras letras hebreas. Alabada es su humildad, que se refleja en el hecho de que no pidió a Dios que fuera el medio de la creación ni que la Biblia comenzara con ella (la Biblia comienza con la segunda letra del alfabeto apostar). La alef fue recompensado iniciando el Decálogo (אָנֹכִי, Anokhi; "I") y al denotar el número más alto, אֶלֶף (elef, "mil"). Las tres letras (א, ל, ף) que constituyen el alef han sido interpretados según diferentes medios homiléticos como los amuletos y la magia de letras. Del mismo modo, la letra "A" se encuentra al final de las inscripciones europeas de fórmulas mágicas pertenecientes al tipo "abracadabra". La expresión "de alef a mesa"(Shab. 55a y Av. Zar 4a) correspondiente al de" Alfa y Omega "(Ap. 1: 8 y 22:13) denota integración completa.

[Dov Noy]

bibliografía:

F. Dornseiff, El alfabeto en el misticismo y la magia (19252); Ginzberg, Legends, 7 (1938), 24; D. Neuman, Índice de motivos de la literatura talmúdica-midrashica (1954), 311, núm. d 1273; S. Thompson, Índice de literatura popular, 2 (19562), 162, núm. d 1273. 6.